Imagen con cuatro hombres parados al frente de una señal de tránsito con el nombre de Savile Row

Savile Row

Savile Row es una famosísima calle ubicada en el corazón del distrito del «West End», en Londres. Desde hace siglos, es considerada el centro más importante de comercio de trajes masculinos hechos a la medida.

Hacia finales del siglo XVIII, Richard Boyle, Earl Burlington, compró una mansión en el distrito de Piccadilly y sus tierras aledañas (en donde hoy se encuentra Savile Row). Poco a poco surgieron en este territorio una cantidad de calles con residencias aristocráticas. Las prácticas de consumo de los habitantes elegantes de este distrito atrajeron a comerciantes y creadores de objetos de lujo, quienes también se asentaron en la zona.

Para inicios del siglo XIX, Savile Row ya se había convertido en sinónimo de los dandies londinenses. Aunque el concepto del dandy suele igualarse con un hombre elegante pero sencillamente ataviado, la realidad es que sus prácticas de vestir eran muchísimo más complicadas. Su fiel representante, Beau Brummel, apunta hacia una masculinidad más subversiva de lo que hemos reconocido a lo largo de la historia. Sin embargo, es cierto que los dandies se convirtieron en importantes consumidores e impulsores de los sastres que se fueron estableciendo en este nuevo distrito londinense. En los últimos años de la década de 1840, la sastrería finalmente incursionó en Savile Row, con la llegada de Henry Poole. Con una clientela de alto perfil, que incluye a miembros de la realeza, hombres de Estado, estrellas deportivas y celebridades literarias y teatrales, Henry Poole estableció la fama internacional de Savile Row como el centro de comercio de modas elegantes masculinas. Hoy, Henry Poole & Co. sigue poblando el número 15 de Savile Row.

Durante el resto del periodo victoriano e incluso hasta nuestros días, los sastres de Savile Row se han diferenciado del mercado masivo de ropa que viste al oficinista moderno. Esto es principalmente gracias a su dominio de los trabajos manuales tradicionales, la calidad de sus textiles y su atención a las necesidades individuales de sus clientes. En conjunto, estos sastres crearon y difundieron el muy reconocido «estilo inglés» del traje masculino: austero, de hombros estrechos y cintura larga —epítome de la sofisticación urbana moderna—.

Desde la década de 1990, Savile Row ha recibido a una nueva oleada de diseñadores, que han posicionado la calle (con sus diseños) dentro de una estética más juvenil y cool, muy deseada por estos días. Estos incluyen, entre otros, a Ozwald Boateng, el famoso diseñador afro-británico de ascendencia ghanesa. Así, a través de la historia y gracias a su adaptabilidad, Savile Row ha logrado modernizar sutilmente su oferta sin arriesgar su reputación por los métodos tradicionales de sastrería. De esta forma, ha logrado seguir siendo, a través de los siglos, la calle más importante del mundo para los amantes de la moda masculina.

Laura Beltran-Rubio es historiadora del arte y la moda. Es candidata a Ph.D. en la Universidad de William & Mary (Williamsburg, Virginia) y tiene una maestría en Estudios de Moda de Parsons School of Design en Nueva York. En 2019, diseñó y dictó el primer curso introductorio a los Estudios de Moda en Colombia, ofrecido a través de la Maestría en Diseño de la Universidad de Los Andes en Bogotá. Su investigación ha sido publicada en “Cuaderno”, el “Journal of Dress History” y ”Fashion Theory”.