Luz Lancheros

Luz Lancheros es uno de esos nombres casi que m√≠ticos en el periodismo de moda en Colombia y Latinoam√©rica. A trav√©s de su trabajo, nos ha ense√Īado a entender la moda como un fen√≥meno pol√≠tico, social y cultural, m√°s all√° del simple reportaje de tendencias. Hace un a√Īo, tuve el honor de conocerla personalmente y tenerla como alumna en mi curso de ¬ęEstudios de moda: teor√≠a, cultura y sociedad¬Ľ en la Universidad de Los Andes en Bogot√°. Y desde entonces, se ha convertido en una de las m√°s grandes defensoras y promotoras del trabajo que hacemos en Culturas de Moda ‚ÄĒtanto as√≠ que yo le digo que es nuestra ¬ęhada madrina¬Ľ‚ÄĒ. Todav√≠a sue√Īo con que alg√ļn d√≠a podamos publicar sus palabras e ideas en nuestros ensayos tem√°ticos. Mientras tanto, me complace compartir la entrevista que le hice hace unas semanas. Porque no se puede hablar de ¬ętalento latino¬Ľ sin ella. En esta entrevista, Luz nos cuenta de su trayectoria en el periodismo de moda y nos muestra lo enriquecedor que es mirarla desde otro √°ngulo.

¬ŅC√≥mo empez√≥ tu camino en el periodismo de moda y c√≥mo llegaste hasta donde est√°s hoy?

Yo creo que hasta ahora se est√° abriendo un espacio en el periodismo de moda en el pa√≠s. Como todos los que me han antecedido, esto no me lo ense√Ī√≥ nadie. Me toc√≥ empezar a colonizarlo sola desde la universidad porque en la Javeriana [donde estudi√©] tienes periodismo internacional, pol√≠tico, econ√≥mico y cultural. Pero la moda no est√° dentro de lo cultural, lo que es un gran problema. Y todav√≠a los grandes ‚Äúdinosaurios‚ÄĚ del periodismo, que manejan premios y todo esto, creen que el periodismo de moda no es algo cultural. Y pues hasta ahora como que se est√° abriendo el espacio. Entonces a m√≠ me toc√≥ sola.

Lo que yo hice fue ver desde teor√≠as de la comunicaci√≥n y la representaci√≥n y aplicar todo eso a la moda. Fue muy rudimentario. En la Javeriana hab√≠a una materia que se llamaba ‚Äúel secreto de la moda‚ÄĚ y ah√≠ desarroll√© mi tesis, que fue sobre tipos y estereotipos colombianos en la moda. Y le√≠ todo lo que se me cruzaba por el frente. Ya despu√©s me eligieron como practicante en ‚ÄúVida de hoy‚ÄĚ y ‚ÄúCarrusel‚ÄĚ en El Tiempo. Yo era m√°s de Vida de hoy pero tambi√©n pod√≠a escribir para Carrusel porque son manejados por la misma persona, que es Adriana Garz√≥n. Y comenc√© sola. Hab√≠a un blog chileno, ‚ÄúViste la calle‚ÄĚ, que en ese momento ten√≠a una secci√≥n llamada moda y sociedad. A m√≠ me gustaban los art√≠culos que hac√≠an porque no eran del tipo de ‚ÄúVersace sac√≥ esto para la temporada y aqu√≠ hay unas fotos bonitas‚ÄĚ y ya; a m√≠ no me gustaba eso. A m√≠ me gustaba cuando hablaban de moda y religi√≥n, de moda y pol√≠tica; ya ten√≠a el antecedente de Ang√©lica Gall√≥n con la tesis, pero ella hab√≠a insistido en que la importancia de la moda en la sociedad y yo quer√≠a hablarlo desde temas m√°s espec√≠ficos. Entonces comenc√© como practicante. Fui la primera persona en Carrusel que escribi√≥ sobre blogueras de talla grande en Colombia, en el 2011, en un art√≠culo que me acuerdo que se llamaba ‚ÄúLas fatshionistas‚ÄĚ. Ah√≠ conoc√≠ a Laura Agudelo, que fue la primera de todas ellas. Y habl√© tambi√©n con algunas blogueras gringas e inglesas y ah√≠ comenc√© a hacer periodismo as√≠.

Después me topé con Catherine Villota de Fashion Radicals, que fue la primera que me dio la oportunidad. Ahí comencé a desarrollar más esos temas de moda y sociedad, pero muy rudimentariamente. Usé lo que yo sabía de Bourdieu, de Foucault y todo lo que habíamos estudiado en teoría de la comunicación y representación y los primeros semestres, para desarrollarlo en moda. Y leía todo lo que me encontraba para poder escribir en este blog de Fashion Radicals.

Casi todo lo que se escrib√≠a en esa √©poca sobre moda era del tipo ‚Äúponte guapa‚ÄĚ y yo soy la menos indicada para eso: me parec√≠a s√ļper aburrido y yo no ten√≠a bases porque vengo de clase media, de mam√° con jean levantacola, b√°sicamente. Entonces fue por eso que pens√© que hab√≠a que hacerlo desde un √°ngulo distinto y comenc√© a explorar esos otros temas. Mi primer tema fue sobre el cuerpo de curvas y la colonizaci√≥n sobre el cuerpo, hablando del documental que Vice hizo en ese momento cuando fue a Colombiamoda y dijo que la moda en Colombia es un asco. Ah√≠ comenc√© a explorar esos temas hasta 2016. 

Despu√©s tuve trabajos varios, hasta que llegu√© a Publimetro como una periodista humilde, una peque√Īa abeja obrera de entretenimiento. Ah√≠ empec√© a colonizar yo solita el espacio de moda. Comenc√© como periodista de entretenimiento porque cuando eres reci√©n egresada no tienes muchas opciones. Empec√© en un portal de far√°ndula que en ese momento se llamaba ‚ÄúLa fiscal√≠a‚ÄĚ y yo era como una especie de Joan Rivers ah√≠. Ese trabajo le gust√≥ a la gente de Publimetro, que necesitaban un periodista de televisi√≥n para su web y en ese momento √©ramos 4 personas. Entonces a cambio de hacer todos esos art√≠culos tipo ‚Äúexpectativa vs. realidad‚ÄĚ, ‚Äú50 cosas que te pasan cuando vas a hacer una cosa de Pinterest‚ÄĚ, todos esos art√≠culos y de Pirry, de la telenovela, del corte de la famosa y todo ese tipo de basura viral que sub√≠a los n√ļmeros, por el otro lado estaba haciendo un periodismo serio. Mi primer jefe me dijo: ‚Äúusted es como los miles de compa√Īeros desempleados de este pa√≠s o nos sube el gr√°fico y a cambio puede hacer lo que se le d√© la gana‚ÄĚ. Y as√≠ comenc√©.

En ese momento los due√Īos de Metro World News, un peri√≥dico fundado como en el 2001, eran suecos y ten√≠an como periodista de moda a Kenya Hunt, que ahora est√° en Grazia UK. A m√≠ me gustaba lo que hac√≠a en una secci√≥n que se llamaba ModMods y quer√≠a ser como ella. Pero largo es el camino, duro es el camino.

En el 2013 empec√© a hacer art√≠culos de moda y econom√≠a, de por qu√© la moda de Fast Fashion es tan cara, todo eso. Comenc√© a hacerlo de a poquitos. Ese mismo a√Īo conoc√≠ a Valerie Steele en Ixel Moda, conoc√≠ a Tanya Mel√©ndez; fue una de mis primeras grandes entrevistas. A Carolina Herrera y a la hija, a Esteban Cort√°zar‚Ķ y ya despu√©s sali√≥ la convocatoria para M√©xico, que era con una agencia de noticias latinoamericanas. Yo pens√© que all√° podr√≠a hacer lo mismo que estaba haciendo en Colombia. Como en todos los empleos de periodismo, sobretodo en los medios, hab√≠a que barrer, trapear, ser la secretaria del jefe, editar, hacer notas virales‚Ķ pero tambi√©n pod√≠a hacer lo que yo quisiera. Y all√° en M√©xico hab√≠a m√°s oportunidades para escribir esas cosas. Entonces cuando fue Patricia Field, la entrevist√©; cuando Tess Holliday no era tan famosa, la entrevist√©. Y as√≠ comenc√© a hacer pinitos. Y todo lo que se me cruzara en el camino, lo iba leyendo. Yo siento que cuando uno es autodidacta, uno nunca termina de aprender. Y pues ya segu√≠ haciendo art√≠culos y art√≠culos y la producci√≥n encargada de Metro World News en esa √©poca era muy europea entonces le dije a mi jefe que hici√©ramos algo de moda latina porque esto se estaba despertando. Yo ya hab√≠a entrevistado a mucha gente tambi√©n, incluida Patricia Soley, y la pon√≠a con mis inquietudes en el blog de Fashion Radicals. Incluso entrevist√© a una muchacha que se fue a los Grammy y que me contact√≥ su agente. Yo siempre buscaba historias por aparte, siempre hac√≠a m√°s de lo que me ped√≠an. 

Finalmente lleg√≥ 2016 y me dijeron que me quedaba con el puesto de Metro World News. Y ah√≠ segu√≠ haciendo historias basadas en moda y en pol√≠tica. Mi primer art√≠culo, me acuerdo muy bien, fue cuando estaba El Chapo con la camiseta y la camiseta se vendi√≥ muy bien y ah√≠ hice un art√≠culo s√ļper grande que hasta sali√≥ en Metro Estados Unidos, sobre moda y Narco: hablamos de todas las implicaciones patriarcales y violentas, hablamos del jean levantacola, hablamos de la serie de Manuela Henao, que hizo unas fotograf√≠as de la narcoest√©tica, hablamos de la misma narcoest√©tica, de las marcas narco. Tambi√©n un poquito de moda musulmana y africana‚Ķ esos fueron mis primeros art√≠culos. Y ya despu√©s entrevistas con Ari Seth Cohen, Lyn Slater y de ah√≠ pa‚Äôdelante como un chorrero. Y tambi√©n con el FIT y sus varias exposiciones: he entrevistado como en cuatro ocasiones a los curadores (por ejemplo, ¬ęFashion Unraveled¬Ľ, ¬ęPower Mode¬Ľ y ¬ęForce of Nature¬Ľ). Y ya. Todo lo que cubriera la moda pero m√°s all√° del blog y del √°ngulo ‚Äúbloguera cool‚ÄĚ porque eso nunca me gust√≥. A m√≠ me gustaban las historias alternativas porque yo tambi√©n era muy as√≠. Para m√≠ no ten√≠a sentido retratar lo que retrataban otros medios. Y aqu√≠ van 4 a√Īos ya en estas, hasta que me devolv√≠ en 2017 a Colombia y aqu√≠ estamos.

Tu camino desde el periodismo refleja el camino que han hecho, por ejemplo, muchos acad√©micos que hoy conocemos como los pioneros de los estudios de moda, pero que originalmente fueron entrenados en otras disciplinas, como antropolog√≠a, sociolog√≠a, estudios culturales‚Ķ ellos tambi√©n empezaron aplicando sus propias teor√≠as a lo que es la moda y as√≠ fue que surgieron los estudios de moda. Entonces ese ejercicio que t√ļ haces es esa misma labor pionera del periodismo de moda m√°s riguroso en nuestra regi√≥n.

Es que la idea era esa. Con todo respeto a mis antecesoras, siempre ve√≠amos que el periodismo de moda que se hac√≠a en las grandes publicaciones sobre los vestidos que se deben usar o sobre qui√©n es la bloguera de moda. Pero eso no le llega a la gente. Yo no s√© si es porque yo siempre he tenido jefes hombres. Mi jefe es un periodista hombre chileno, cis-g√©nero, heterosexual ‚ÄĒtodos han sido as√≠ por ese corte‚ÄĒ y ellos son los que me aterrizan. A m√≠ me dicen: ‚Äú¬ŅA m√≠ qu√© carajos me importa leer o ver una historia sobre un vestido que mi mujer no se va a poder poner? A m√≠ h√°bleme m√°s bien de por qu√© no le puedo decir a Kim Kardashian que es una vulgar.‚ÄĚ Y cuando yo le doy las razones y le digo que deje de ser machista, ah√≠ es cuando aceptan la historia y me presionan a que eso sea lo que cuente. La historia que que yo debo contar tiene que entenderla quien la lee en el Metro de Mosc√ļ hasta la se√Īora que est√° haciendo los chilaquiles en M√©xico. Entonces la tengo que aterrizar. Y eso me ha ayudado a entender mucho que esto [la moda] no es s√≥lo lo suntuoso, aunque hay muchas revistas que venden eso, sino que hay historias que pueden acercar a much√≠sima gente a la moda: desde lo pol√≠tico, las periferias, etc.

Una de las historias de las que m√°s me siento orgullosa es la de los muchachos de Mr. Erbil, que en pleno conflicto con el ISIS y la guerra de Irak, ellos se vest√≠an de Dandis para mostrar que la moda los ayudaba a ser libres. O por ejemplo los cubanos tambi√©n: se hacen llegar ropa de fast fashion porque para ellos es expresi√≥n de individualidad. Para m√≠ es como estar en esas peque√Īas historias y en las periferias. Porque ya hay much√≠simo cubrimiento para los desfiles y las presentaciones de Marc Jacobs y Alessandro Michele y las palabras po√©ticas‚Ķ y eso no interesa cuando hay una persona que, inspirada en ellos o en otras cosas, ve la moda de otra manera. Y esas son las historias que a m√≠ me gusta buscar. Siempre lo he hecho de esa manera y me parece que la moda se debe ver como transformador de la sociedad, como expresi√≥n y pol√≠tica, como expresi√≥n individual. Porque no es lo mismo la persona que puede comprar un Gucci que una persona que compra una r√©plica y se la muestra a sus amigas en un barrio perif√©rico. Esos significados son los que a m√≠ m√°s me atraen. Porque es lo m√°s cercano no tanto a mi realidad como a todas esas realidades que me han rodeado toda la vida y que he visto a trav√©s de mi trasegar en mi camino period√≠stico.

¬ŅHas tenido alg√ļn mentor en este camino? ¬ŅCu√°les han sido tus m√°s grandes influencias?

Yo creo que cuando comenc√© con esto, Eugenia de la Torriente, que ahora es directora de Vogue Espa√Īa, hac√≠a un periodismo muy econ√≥mico y pol√≠tico en El Pa√≠s y comenz√≥ a marcar el camino para m√≠. Tambi√©n comenc√© a leer a Vanessa Friedman, a Robin Givhan, a los que escrib√≠an en el blog chileno que ya mencion√© y pens√© que yo quer√≠a hacer eso tambi√©n. Me parece importante que sea serio. Cuando comenz√≥ a haber voces en periodismo y en cr√≠tica de moda, empec√© a seguirlas para bien y para mal. Pero tambi√©n quise marcar mi propio camino. Porque esas voces de cr√≠tica de moda se enfocaban m√°s que todo en que √©ramos un pa√≠s de mal gusto y que aqu√≠ no exist√≠a la clase y que nadie se vest√≠a bien. Y yo me di cuenta que yo vengo de ese mal gusto porque soy de clase media. Mi mam√° me dec√≠a que la ropa de Zara es de viejita porque, si uno no muestra la cola, eso es que el vestido no le sirvi√≥. Entonces yo pens√© que pod√≠a marcar ese periodismo desde mis or√≠genes, sobretodo en Colombia, en vez de dedicarme a hablar solamente de Chanel y Par√≠s. Y si est√°n dici√©ndome que soy de mal gusto, pues seamos de mal gusto y qu√© carajos. Entonces ah√≠ comenc√© a hablar de la moda masiva en Colombia, con la gente del Gran San, a hablar del jean levantacola, de por qu√© la gente tiene tantos prejuicios hacia otras est√©ticas‚Ķ y entre 2013 y 2015 empec√© yo a marcar esos derroteros y a tener en cuenta la moda masiva, cosa que muy poca gente hab√≠a hecho hasta ese momento en el pa√≠s. Ya despu√©s se comenz√≥ a tomar en serio el tema pero siempre combat√≠ contra ese clasismo absurdo; incluso en el Gran San tuvimos un conversatorio y la gente me dec√≠a que yo les quer√≠a imponer la narco-moda. Y yo no estoy para decirle a la gente c√≥mo vestirse. Solamente estoy diciendo que esa est√©tica existe y que no podemos menospreciarla con categor√≠as morales. Digamos que ah√≠ comprend√≠ que ese clasismo s√≠ segu√≠a enquistado y comenc√© a defender m√°s fuertemente todas esas est√©ticas y expresiones.

Y ya cuando uno va por ejemplo a M√©xico y ve toda la cultura del counterfeit (la imitaci√≥n) y todo lo que tienen, se ve mucho mejor. La comprensi√≥n del periodismo de moda en Latinoam√©rica es muy limitada. No solamente es ver la ‚Äúhigh street‚ÄĚ ni vender la cartera artesanal de $500.000 (colombianos, alrededor de 140 USD) dise√Īada para el turista blanco, sino tambi√©n ver que hay muchas cosas que se est√°n ignorando. Y ah√≠ empec√© a ver una l√≠nea clara en cuanto a periodismo de moda versi√≥n latinoamericana y colombiana.

¬ŅCu√°les han sido los mayores retos en tu camino en el periodismo?

Enfocarme en esta otra cara de la moda ha sido uno de los grandes retos y he recibido bastantes ataques por eso. Incluso en el 2018, cuando enfrent√© a una de estas mujeres, modelos veteranas, porque se quej√≥ de que tra√≠an reggaetoneros a Colombiamoda, recib√≠ ataques por mi f√≠sico y ataques por todo lado. Porque aqu√≠ todav√≠a creen que la moda tiene que ser para unos pocos; creen que cuando uno habla de otras clases sociales es paternalista o que uno tiene que ‚Äújuntarse con ellos‚ÄĚ. Y es porque les da rabia; est√°n en una posici√≥n muy c√≥moda. Yo quise romper con todo eso. Cuando present√© una ponencia en las V Experiencias Investigativas del Vestir y la Moda de la UPB, en donde estuvo Valerie Steele, dije eso: √©ste es un pa√≠s que todav√≠a se niega a ver desde su privilegio y su se√Īorialidad. En este pa√≠s la visi√≥n de moda fue construida desde el centro cachaco de √©lite y no est√° vi√©ndose hacia otros lados. Por eso es que tenemos tantos prejuicios y tanta violencia hacia lo distinto/diferente. Entonces entre m√°s me ataquen, m√°s voy a visibilizar toda esa diferencia. Y as√≠ lo he hecho.

En medio de toda esta lucha, ¬Ņqu√© ha sido lo m√°s gratificante?

Ha sido gratificante ver que en los √ļltimos a√Īos ya se ha abierto un poco m√°s el espectro est√©tico en cuanto a streetwear y reivindicaciones pol√≠ticas en cuestiones de g√©nero, raza, etc. en la moda en Colombia, por parte de varias personas y sobretodo en lo digital. Hay gente que ya no le come cuento a los ‚Äúdinosaurios se√Īoriales‚ÄĚ de la moda, que te critican con su clasismo y racismo y misoginia; ya hay muchos dispuestos a plantearles la cara y a cuestionarlos; ya no son vacas sagradas. El problema es que estas periodistas todav√≠a creen que siguen teniendo la misma importancia, y de pronto s√≠ lo son por fuera de los medios digitales. Pero las personas m√°s j√≥venes y con acceso a estos nuevos medios s√≠ se est√°n informando y est√°n viendo que hay un mundo afuera y eso se ve en su modo de vestir, expresarse, crear contenido para redes sociales. Eso me hace sentir que estoy menos sola; ha salido much√≠sima gente que est√° dando sus luchas sociales y, desde mi peque√Īo espacio, me esfuerzo por visibilizarlos y apoyarlos. Algunos ejemplos son Manifiesta y Putamente Poderosas. Ya no me siento tan sola. Hace 5 a√Īos, 3 a√Īos inclusive, esto era una pelea donde yo me sent√≠a sola porque √©ramos pocas las personas luchando contra esa se√Īorialidad. Ahora somos m√°s. Mientras algunos medios de toda la vida siguen dando el cubrimiento tradicional y est√°n cayendo y no entienden que es por eso que se est√°n muriendo, hay otros que s√≠ est√°n despert√°ndose y eso ha sido un avance. Tambi√©n he encontrado en estas personas grandes amigos y una manera distinta de ver la moda y la vida, que es en √ļltimas lo que a m√≠ me interesa. As√≠ como dicen que la cocina es para todos, yo pienso que la moda es para todos.

¬ŅQu√© consejo le dar√≠as a alguien que est√° empezando como periodista de moda?

Le dir√≠a que no existe un buen y un mal gusto, aunque uno s√≠ tiene sus propios criterios. Hay toda una categor√≠a colonial, hist√≥rica, racial, social, para configurar el buen y el mal gusto pero hay que revisar esos t√©rminos porque no nos sirven en el periodismo de moda. Aqu√≠ estamos hablando del contexto. Y antes de hablar de cualquier tema, producto, est√©tica o imagen, hay que estudiar el contexto. Hay que leer much√≠simo todo el tiempo; yo siento que a m√≠ no me alcanzan las horas porque tengo que leer m√°s y m√°s para no estar desinformada. Esto es de aprender poco a poco y es un tema como econom√≠a o pol√≠tica y se debe tratar con la misma seriedad; no es s√≥lo decir si algo es feo o es lindo o qu√© est√° de moda. Hay que empezar por qu√© significa estar de moda y reevaluar cada concepto, cada t√©rmino con el que se presenta una imagen. Y tambi√©n hay que acercarlo al p√ļblico. Escribir sobre moda s√≥lo con poes√≠a ya no sirve en un tiempo en que la gente est√° exigiendo respuestas, est√° haci√©ndose preguntas y necesita enunciados r√°pidos y cuestionamientos r√°pidos, concisos y certeros.

Y uno como periodista tiene que acercar esos dos mundos. O eso es lo que yo pienso. La gente aqu√≠ en Colombia ‚ÄĒy seguramente en la mayor√≠a del mundo tambi√©n‚ÄĒ le tiene miedo a esas est√©ticas que no son muy comunes en su d√≠a a d√≠a. Y por cuestiones de clase, de plata, de g√©nero, es distinto y no llegan a acercarse a la moda por esos temores; hay cierto factor de alejamiento que les hace pensar que la moda no es para ellos. Y a m√≠ me da risa cuando salen hasta memes de alfombras rojas porque as√≠ es como la gente est√° entendiendo la moda y uno tiene que explicarles de d√≥nde sale eso y de d√≥nde vienen los significados y de una forma en que ellos entiendan. Eso es algo que a uno le ense√Īa el periodismo: a quitarse la pretensi√≥n. Porque la gente en redes, en su d√≠a a d√≠a, est√° entendiendo la moda de la otra manera.

¬ŅPor qu√© es importante conocer sobre la historia y la teor√≠a de moda? ¬ŅC√≥mo crees que le puede servir a los dise√Īadores contempor√°neos?

Para crear, uno tiene que saber d√≥nde est√° parado. La carencia de contexto no solamente te hace hacer el rid√≠culo sino que tambi√©n te hace perder el contexto hist√≥rico de lo que est√°s haciendo. Puedes llegar a creer que est√°s innovando cuando en realidad hay d√©cadas de personas que hicieron lo mismo que t√ļ o que siglos antes a alguien m√°s se le haya ocurrido lo mismo. Siento que, cuando vas a hablar de algo o tienes que crear algo, debes saber desde d√≥nde lo est√°s diciendo porque no es lo mismo ser, digamos, blanco privilegiado y hablar de un tema y que las personas que no son como t√ļ lo reciban, que ser una minor√≠a hablando desde su arista. Hablar de un tema es hablar de representaci√≥n y la de uno mismo importa. Y los dise√Īadores deben informarse, s√≠ o s√≠, porque realmente no hay nada nuevo. Y hay circunstancias y factores en nuestras √©pocas que exigen m√°s que ser un dise√Īador creativo inspirado, tipo Karl Lagerfeld o Hugo Lombardi, porque eso ya no existe. Ahora los dise√Īadores tienen que responder a otras demandas de los consumidores, y eso tambi√©n incluye pol√≠ticas de g√©nero, raciales, sociales, etc. Y eso lo tienen que entender porque o si no les pasa lo que le pas√≥, por ejemplo, a Gucci y a todas las marcas y personas que ahorita est√°n siendo guillotinadas en redes sociales, b√°sicamente, por no saber d√≥nde est√°n parados. 

Esta es una conversaci√≥n que nosotras ya hemos tenido, pero ¬Ņqu√© piensas sobre la apropiaci√≥n cultural?

Hombre, siento que es como una especie de continuaci√≥n del colonialismo pero en t√©rminos m√°s glamourizados y estetizados. Una vez tuve una discusi√≥n terrible, en la que un polit√≥logo de Los Andes dec√≠a que eso no exist√≠a. Pero lo voy a poner m√°s desde mi punto de vista: yo bailo danzas √°rabes desde hace 10 a√Īos. ¬ŅQu√© pasa cuando t√ļ como bailarina tomas una cultura que se ha creado en Egipto desde hace m√°s de 100‚Äď150 a√Īos y dices que es tuya y que es algo nuevo? Pues hay mucha gente que se va a ofender porque es la cultura y la historia de ellos y de una comunidad. Est√°s tomando la forma de ver el mundo de alguien para tu propio beneficio, para mal interpretarla y hacerla objeto de consumo para una poblaci√≥n m√°s privilegiada y que ignora todo el trasfondo de lo que est√°s haciendo. Entonces, por ejemplo, cuando me dicen a m√≠ que la danza √°rabe es para seducir a un hombre, yo s√© que es un sacrilegio porque es un elemento compartido por 22 pa√≠ses √°rabes muy distintos entre s√≠, que han construido su identidad a ra√≠z del colonialismo, pero que siguen siendo culturas aut√≥nomas y deben seguir siendo entendidas desde sus propios par√°metros. Hay gente que dice que tiene que ser libre de tomar lo que quiera de todas las culturas. Pero no es as√≠, especialmente en el caso de culturas que han sido oprimidas y colonizadas y que est√°n tratando de reivindicar y contar su propia historia y no los estamos dejando por creer que, al exotizarlos o unirlos a nuestras causas y saberes, les estamos haciendo un favor.

Otro ejemplo es la apropiaci√≥n de las im√°genes de las cholas por personajes como Gwen Stefani y Selena G√≥mez. Nosotros tenemos nuestra propia cultura como para que lleguen estas blancas y la vendan, hagan marca con ella y la exoticen diciendo que es s√ļper cool, sabiendo que es nuestra forma de identificarnos. ¬ŅAh√≠ a qu√© estamos jugando?

Yo creo que siempre hay que pedir permiso. Apreciar es pedir permiso, trabajar al lado de la comunidad y empoderarla para que ella misma cuente su historia y no sea sobre la historia del que lo apropia. Y ese es el cambio que le debemos dar al capitalismo, porque √ļltimamente hemos visto que a todas estas culturas se las apropia lo blanco, el establecimiento, pero se adapta al gusto blanco para venderlo. La pregunta es ¬Ņpor qu√© no tenemos dise√Īadores ind√≠genas? ¬ŅPor qu√© no usamos las colaboraciones con artesanos para elegir a 6 o 7 muchachos talentosos que sepan y puedan, desde la artesan√≠a de sus culturas, convertirse en dise√Īadores? ¬ŅPor qu√© no dejamos que pase eso con todos los recursos que tenemos? ¬ŅPor qu√© no se puede contar otra historia desde los saberes, no para el gusto blanco, sino para saber en qu√© se puede transformar? Es un debate que tiene muchas aristas pero yo por lo menos pienso que es necesario respetar y que la exotizaci√≥n s√≠ nos ha hecho much√≠simo da√Īo, todav√≠a nos hace da√Īo, as√≠ creamos que estamos lejos de ello. Por ejemplo aqu√≠ en Colombia, cuando las mujeres no son blancas nos exotizan y sexualizan, as√≠ no nos demos cuenta.

¬ŅC√≥mo podemos usar la moda para descolonizar Latinoam√©rica y avanzar hacia la igualdad y la diversidad?

Tenemos que dejar de darle tanta atenci√≥n a los mismos blancos vestidos de boleros de siempre. (Sin ofender pero es el traje habitual de la gente blanca y rica de siempre.) Ellos han tenido atenci√≥n durante d√©cadas. Siempre que hay un evento de moda o cualquier cosa similar, ellos son los que tienen la atenci√≥n: los blancos, los ricos, los privilegiados. ¬ŅPor qu√© no podemos mirar otras historias y otros creadores? ¬ŅPor qu√© no darles voz y espacio para que muestren sus cosas desde periferias, desde centros de conflicto, desde la colaboraci√≥n social? Para m√≠ eso es lo m√°s importante. ¬ŅPor qu√© no estudiar los modos de consumismo que no est√°n en las periferias? O estudiar la evoluci√≥n de las fiestas de 15 a√Īos, los K-popers mexicanos, el counterfeit y todas esas expresiones en distintos pa√≠ses. Es hora de hablar de eso pero todav√≠a hay pocas publicaciones que lo est√°n haciendo y es muy chiquito todav√≠a. Pero eso tiene que llegar a los medios tradicionales y con eso no me refiero a poner a Yalitza Aparicio en una portada para que por dentro te vendan a la blanca con el bolsillo de Saks Fifth Ave en Polanco. En ese sentido hay que tener coherencia tambi√©n. Porque hablamos de ‚Äúsocial washing‚ÄĚ y Yalitza Aparicio y las oaxaque√Īas y ponemos a la modelo negra en portada‚Ķ todo eso muy bonito pero a trav√©s de las im√°genes, editoriales, la publicidad y los art√≠culos solamente nos enfocamos en la gente blanca, rica y privilegiada y no llegamos a todos aquellos que viven la moda desde su propio origen y esa es la moda que hay que contar.

Hay una YouTuber en M√©xico que se llama Marisol Dom√≠nguez (aimep3) y se hizo viral porque la atacaron por ‚Äúgorda‚ÄĚ y ‚Äúfea‚ÄĚ. Es una mujer de talla grande, que est√° en uno de los barrios perif√©ricos de Ciudad de M√©xico y resulta que, por no ser ni racialmente atractiva por los est√°ndares coloniales latinoamericanos ni tener una talla ‚Äúcorrecta‚ÄĚ, recibi√≥ ataques y apareci√≥ en p√°ginas de memes. Muchos le dicen la YouTuber de los pobres aunque tiene much√≠simos seguidores. Pero yo pensaba: ¬Ņqu√© tal que ella no hubiera sido ni morena ni hubiera nacido en ese barrio sino en Condesa o en Polanco, por ejemplo? Aun si hubiera sido de talla grande, hubiera sido m√°s aceptada y menos atacada en redes sociales de lo que es actualmente; no recibir√≠a este bullying constante. Es horrible porque al menos en EE.UU. estamos viendo que esa belleza puede llegar a ganar terreno frente a las marcas grandes porque es la manera de verse de mucha gente. Pero aqu√≠ en Latinoam√©rica falta much√≠simo para poder llegar a eso porque seguimos pensando que, para ser bella, la gente tiene que blanquearse y adaptarse a algunos est√°ndares espec√≠ficos para poder ser conocida como diferente. Yo adoro a mis amigas talla grande de toda Latinoam√©rica y Colombia pero pienso que la tendr√≠an much√≠simo m√°s dif√≠cil si se vieran como esta se√Īora de M√©xico. Ellas lograron tener su espacio de seguidores y han recibido tambi√©n ataques y odio, pero si fueran como esta mujer no tendr√≠an ni la m√°s m√≠nima posibilidad de interactuar con una marca ni de salir en televisi√≥n. Mientras tanto, Marisol termina siendo reducida a una historieta caricaturesca de estereot√≠pica latina y nada m√°s. Si hubiera sido blanca, las cosas hubieran sido muy distintas para ella. Entonces mi an√°lisis es que incluso las mujeres de talla grande tenemos que aparecer de cierta manera frente a un p√ļblico que no est√° acostumbrado a vernos ni a reconocernos. Lo afro y el g√©nero tambi√©n est√°n permeados por esto y hay elementos de clasismo y racismo que nos puede llegar a costar 50 a√Īos superar. Porque t√ļ puedes llegar a tolerar que un cantante como Pablo Albor√°n, rubio y espa√Īol, sea homosexual, pero te vas a burlar del cantante de Tepito que est√° cantando vestido de √örsula en un techo. Yo creo que ah√≠ lo digital tambi√©n ha sido muy importante para reivindicar todos estos modos de ser. Por ejemplo, las Inventadas de Ciudad de M√©xico es una cuenta fant√°stica que retrata todas estas personas LGBT de las periferias y toda la gente que, desde su propio terreno, nos dice quienes son. Y eso me parece muy importante porque al fin y al cabo la moda es tambi√©n revisar los modos de ser a trav√©s de la apariencia, el atuendo y todo lo que lo compone.

Autoría

Laura Beltrán-Rubio es investigadora, escritora, educadora y curadora del arte y de la moda, con énfasis en el mundo hispánico. Recibió su Maestría en Estudios de Moda de Parsons School of Design (Nueva York) y se está doctorando en la Universidad de William & Mary (Virginia). Su trabajo explora las construcciones de identidad a través de la moda y el arte en Europa y Latinoamérica.

En 2019, dise√Ī√≥ y dict√≥ el primer curso introductorio a los Estudios de Moda en Colombia, ofrecido a trav√©s de la Maestr√≠a en Dise√Īo de la Universidad de Los Andes en Bogot√°. Su trabajo ha sido publicado en ‚ÄúCuaderno‚ÄĚ, el ‚ÄúJournal of Dress History‚ÄĚ y ‚ÄĚFashion Theory‚ÄĚ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *